Entrevista a Joaquín Caparros

 

«Nuestro equipo sin la grada, es otro equipo. Al sevillista, al sevillismo, a como se vive el fútbol en el Ramón Sánchez-Pizjuán, hay que defenderlo, pero a muerte»

 

 

Miércoles de otoño, nos encontramos con Joaquín Caparrós en el número 16 de la calle Hernando del Pulgar. Para quedar bien, decidimos que la entrevista fuese en A Lembranza, un estupendo restaurante gallego con el que nunca fallamos. Es un bonito local, con lámparas redondas que cuelgan del alto techo y que hacen un contraste perfecto con las líneas rectas de sillas y mesas. Nos sentamos al fondo, junto a la pared de cristal adornada con pequeñas piedras. Joaquín viste informal, chaqueta oscura, camisa celeste, saluda con una sonrisa y un buen apretón de mano. Nos pregunta por cómo vemos la temporada, sabe que nos tenía ganados en la época dura, de arcas vacías y plomo en las botas, y ahora, con dinero para cien millones de balones y para regar el césped con futbolistas con clase, un segundo puesto en la clasificación de Liga y buen paso en Copa y en Europa, no podemos más que mantener o elevar nuestra opinión sobre él. Pedimos pastel de nécora, zamburiñas, unos magníficos mejillones, el necesario pulpo a feira, un poco de raxo para darle sabor, terminando con un lomo de rubia gallega. Y empezamos la entrevista.

Queríamos darle una vuelta a nuestra web, y hemos apostado por hacer una extensa base de datos históricos, acompañándola de contenido multimedia, como audios de goles y algunas sorpresas que llegarán con la actualización 3.0. La idea es que se puedan consultar estas estadísticas de jugadores y entrenadores, así como fichas de partidos y datos menores que se puedan contabilizar, como asistencias, abonados, balances de fichajes. La primera pregunta, en esta entrevista que inaugura la actualización 2.0 con una persona que es historia del Sevilla, y tras echar un vistazo a los datos que figuran en su perfil en nuestra web, no puede ser otra.

 

 

SevillaGrande: ¿Qué le supone a día de hoy seguir siendo el entrenador con más partidos entrenados en la historia del Sevilla F.C.?

Joaquín Caparrós: Primero, impensable. Impensable cuando chiquillo, siendo infantil del Sevilla, entrenando en Marqués de Contadero o en el campo que había frente a nuestro estadio, siendo sevillista. Era impensable que yo pudiera ser entrenador del Sevilla. Porque, además, nuestra historia dice que el Sevilla ha tenido entrenadores top. Era impensable. Una vez que tengo la gran fortuna de ser entrenador del primer equipo, el récord era impensable. Pero tampoco soy persona de mirar el futuro, ni a largo ni a medio plazo, vivía día a día, partido a partido y paso a paso. Entonces, para mí ahora, desde la reflexión, es un auténtico orgullazo. Si los títulos te dan prestigio, te dan dinero y posibilidades, este tipo de datos, estar en la historia de tu club, es el mayor título a nivel personal.

 

SG: Aunque el Sevilla sea un club que últimamente tiene paciencia con los entrenadores, unas saliendo bien como con Juande Ramos o Unai Emery, otras saliendo mal como la temporada pasada, el fútbol actual se rige por una falta de confianza y de continuidad que hace que los entrenadores no tengan largas carreras en un mismo club. ¿Crees que puede durar mucho este récord?

JC: Ojalá Pablo Machín me lo quite, eso sería señal de que hemos conseguido objetivos y que hemos seguido creciendo. Soy entrenador, pero encima soy sevillista, lo que quiero es lo mejor para el Sevilla, así que ojalá nuestro míster actual lo consiga. Como dices, en la época actual es complicado estar tanto tiempo en un mismo equipo. Además, la historia reciente de nuestro club te dice que tenemos dos tipos de entrenador, el que triunfa y vienen a por él equipos poderosos o selecciones nacionales, pagando su cláusula, y el que no consigue objetivos y hay que cesarlo.

 

SG:  Tu primera etapa como entrenador. Economía de guerra, el famoso “no hay dinero ni para balones”, mucha psicología, muchísimo trabajo para equilibrar la balanza y sacar rendimiento muy por encima de lo que permitían los mimbres.

JC: Es cierto. Creo mucho en los grupos. En esa época coincidimos con personas auténticas, con compromiso. Pero no compromiso de palabra, de frase hecha que queda muy bonito, sino en el trabajo del día a día. Cuando en el día a día de entrenamiento, de superar situaciones complicadas, éramos todos un grupo. Todos hablábamos muy claro, desde el presidente, Roberto Alés, pasando por Monchi, todos éramos Sevilla F.C. y solo pensábamos en el Sevilla F.C. y en el siguiente partido. Era un grupo que nos divertíamos juntos, y además yo exigía que la gente se divirtiese. Y a la hora de trabajar, igual que nos divertíamos, todos juntos, teníamos que trabajar. Y eso caló en la gente de abajo también. Nosotros bajábamos mucho a ver los partidos con Pablo Blanco y Luis de la Fuente, que era entrenador del División de Honor, y estábamos atentos a todos los chicos, y se creó un ambiente en las categorías inferiores de ilusión. Fuimos incorporando chavales, y ahí los veteranos eran vitales, recordando cuando ellos salieron de la cantera, que fueron gente joven que necesitaron el apoyo y la ayuda, y se fue creando ahí una familia. Se multiplicaba un año, otro año, y la verdad es que se fueron dando pasos en una situación económica muy complicada, a base de conseguir resultados se superó esa fase, hasta ir llegando al principio de la época actual, que hace que tengamos un club ejemplar.

 

SG: Ese rendimiento extra, basado en la creencia en el grupo, es posiblemente básico en la psicología deportiva. Hasta dónde llega la importancia de ésta en un equipo de fútbol..

JC: La psicología hoy en día es fundamental, para mí es más importante que incluso el aspecto táctico. Un entrenador con un planteamiento malo, pero con los futbolistas convencidos, hacen bueno ese mal planteamiento. O al revés, futbolistas buenísimos pero con un planteamiento que no les llega a los jugadores es ruina total.

 

SG: Vamos a cerrar el capítulo entrenador con un poquito de melancolía. Si tuvieras que quedarte con cinco jugadores de los que has entrenado, ¿cuáles serían?

JC: Reyes, Navas, Sergio Ramos, Diego Capel, Dani Alves, Muniain y Javi Martínez. Siete.

 

SG: Sampaoli dijo que su sueño era entrenar a Messi, ¿qué jugador te hubiese gustado entrenar?

JC:  Mi sueño es una utopía, haber entrenado a la vez a los Sergio Ramos, Reyes, Daniel Alves, Baptista, Jesús Navas… Juntarlos todos sí que sería un sueño.

 

SG: Sergio Ramos y Daniel Alves, dos futbolistas formados y criados aquí, han batido récords a nivel mundial.

JC: Daniel Alves ha superado en títulos a Pelé, casi nada. Pero es que Sergio, con todos los jugadores de nivel que han pasado por el Madrid, los ha dejado en pañales.

 

SG: a distancia, el ver las cosas sin las pulsaciones de más que aporta ser el que maneja el barco hacen tener una perspectiva diferente de las cosas. Yo acostumbro a hacer el mismo trayecto en coche, y claro, vas pendiente de que todo vaya bien, pero hoy, por casualidad, he hecho el mismo camino en autobús. Con esa tranquilidad, me he dado cuenta de lo bonito que es el paisaje. Tú has podido ver al Sevilla en la distancia, no solo entrenando fuera de Sevilla pero en nuestra Liga, también en Suiza y en Catar. ¿Cómo se ve al Sevilla desde fuera, sin el timón en las manos?

JC: He tenido la suerte de hacer esa misma reflexión, estando fuera. El Sevilla a día de hoy es un club modélico. Es un club envidiado. Un club copiado en su forma de gestión. Hay una parte que se ve, la de los jugadores, los fichajes, la parte deportiva. Pero paralelamente el Sevilla ha ido creciendo socialmente, en el área de comunicación, el marketing, el mantenimiento, y eso hace que tengas una buena estructura. El fútbol es un juego, y hay elementos que no puedes controlar, puedes tener una temporada o dos que no consigas los objetivos, pero si tu base es sólida, vuelves pronto a la senda. Y el Sevilla es ese club. Insisto, un club envidiado. Ahora bien, no podemos relajarnos, hay que ser exigentes.

 

» El repertorio de cánticos, los tifos de Gol Norte, eso, hasta La Liga, debería premiarlo y fomentar ese ambiente en el fútbol nacional»

 

SG: Todos los clubes han ido mejorando en áreas de marketing, de visualización, redes sociales, incluso renovando o haciendo estadios nuevos. Pero esa tendencia a la globalización, mismas campañas de abonos, mismos estilos en redes sociales, estadios casi calcados, hacen que se pierda la identidad propia de cada club. Si a eso le sumamos que casi se le da más importancia a un patrocinador que a un grupo de aficionados, ¿no corremos el riesgo de enterrar el sentimiento y la pasión con tanto negocio?

JC: Totalmente de acuerdo. Queremos que ese sentimiento se mantenga. El mundo del futbol va a una velocidad económica grandísima, cada vez es mayor el espectáculo, y solo vemos números. Los números son muy fríos, estamos perdiendo el sentimiento en el futbol. Nosotros no podemos perder el sentimiento de nuestros aficionados. El querer no nos lo puede quitar nadie. Tú a tu padre lo quieres, a tu madre la quieres, a tus amigos los quieres, y a tu equipo lo quieres. Por lo tanto, hay que fortalecer ese vínculo. ¿De que forma? Dando valor a nuestra identidad. Nosotros llevamos a un grupo de canteranos a un entrenamiento, al estadio, y allí están Marchena, Antoñito, Pablo Blanco, Paco Gallego y Antonio Álvarez. Van hablando ellos, contando anécdotas y vivencias, y yo le preguntaba a Paco Gallego, por ejemplo, “Paco, ¿a qué edad entraste en el Sevilla?” y él me decía que con 13 años, y así a cada uno, contando ellos cómo empezaron a entrar en la historia del Sevilla. Y les preguntas a los chavales si saben quiénes son los Lora, Gallego, etc. Y al que no lo sabe le mandas a preguntarle a sus padres o abuelos, y que en el próximo entrenamiento nos cuente. Es primordial crear una cultura sevillista en la cantera, y que el sevillismo sea para ellos algo a lo que estén muy unidos. Es el granito de arena que podemos aportar los técnicos.

 

SG: Es interesante, los niños hoy, en el patio del colegio, quieren ser Messi, Cristiano Ronaldo o Griezmann, nosotros queríamos ser Tronquito Magdaleno o Ramón Vázquez.

JC: Eso es. Es el ejemplo de lo que tenemos que intentar. Nuestros canteranos deben ver la historia y el día a día sevillista como algo familiar. Preguntarle y que sepan contra quién jugamos el domingo, que Ben Yedder marcó el otro día dos goles. Desde el club fomentamos y facilitamos que vayan al estadio a ver al primer equipo.

 

SG: Hablemos de la cantera. El número de canteranos que se ha subido al primer equipo en la última década es muy inferior a décadas anteriores. Desde la dirección deportiva de estos años en ocasiones se buscaba más fuera que dentro del propio club.

JC: No es posible discutir una política de cantera y del primer equipo que ha conseguido objetivos impensables y que ha aportado un crecimiento enorme al club. Yo defiendo que se puede ser ambicioso y tener a tres, cuatro, o cinco canteranos en el primer equipo. El Atlético de Madrid es un buen ejemplo de ello.

 

SG: Antes la gente no presionaba con los canteranos, se alegraba cuando salían y despuntaban y ya está. Ahora, volviendo a los extremismos, está el que muere por los canteranos y el que los ve con recelo, aunque todos quieren que rinda, para que aporte al equipo en el campo o en la cuenta de explotación, ¿cómo se encara la gestión de un canterano prometedor para que si llega un poderoso no quiera irse?

JC: Nosotros estamos haciendo unos modelos de contrato, llámalos a, b y c, y estamos haciendo un modelo de contrato para ese futbolista especial, pero queremos hacerlo bien, que esté bien cogido contractualmente pero también hacerlo sentimentalmente. Queremos que el futbolista vea el sentimiento, quedamos con las familias, Paco, Carlos y yo, y hablamos con los padres para decirle cuál es el proyecto nuestro. Lo que yo percibo en la Ciudad Deportiva y por lo que nos cuenta Pablo, José María Cruz hijo o Agustín, es que hay un ambiente ilusionante en la gente. Cada partido del Sevilla Atlético o del División de Honor vienen muchísimos ojeadores a ver a los chicos, clubes ingleses, alemanes, italianos… Para contrarrestar a aquellos clubes que quieren llevase a los chavales muy jóvenes por poco precio, les hacemos ver que somos el club en el que llevan con nosotros desde los 12 o 13 años o incluso desde los 10, que tampoco le vamos a poner un escalón llegado el caso. Le ponemos el ejemplo de Sergio Ramos, Diego Capel o el mismo Daniel Alves, llegó aquí con 18 años y lo criamos nosotros, nosotros no le ponemos el techo a nadie si viene un club muy poderoso, ya que somos un club vendedor, y todo eso está calando.

 

SG: Primer tercio de temporada cubierto, unos números espectaculares en Liga, con paso firme en el resto de competiciones, y con muchos nombres destacados en la plantilla. De estos, muchos son internacionales. Sin embargo, con la Selección Española no va ninguno. Chirría un poco.

JC: Desde el respeto hacia un colega, me sorprende eso. Yo sigo pensando como entrenador y respeto a nuestro seleccionador, pero pienso que un entrenador no tiene que mirar el carnet de identidad ni por arriba ni por abajo y por lo tanto yo creo que Jesús Navas está a nivel selección, diría que sin duda es el mejor lateral de la competición. Y está Sarabia, que sus números hacen que no tengamos que argumentar nada más. Luego hay futbolistas que no están haciendo mucho ruido y que están a nivel selección también, como Sergi Gómez, por ejemplo.

 

SG: Aunque la etiqueta de director de fútbol o director deportivo la llevas desde verano, sabemos que siempre has influido en los fichajes. Recuerdo un vídeo que tengo, con Joaquín Caparrós y Monchi en una habitación analizando un VHS que les había llegado de Renato Dirnei, para ver si el fichaje era interesante.

JC: Te cuento una con Monchi. En la época de entrenador, a Isla canela me mandaba videos de Baptista, y me decía, “Joaquín, este es como Mauro Silva”. Y yo veía el video y decía, pero como va ser como Mauro silva si es… (risas) La verdad es que al final aquí dio un rendimiento espectacular, y ahí está su carrera. Aunque un poco mas adelantado en el campo.

 

SG: Con todos los años que llevas en el fútbol, ya casi habiendo tocado todos los palos posibles aun habiendo llegado hasta este puesto hace relativamente poco, ¿está más preparado Caparrós como director deportivo para este mercado invernal que hace 6 meses?

JC: Por supuesto, el fútbol va una velocidad rapidísima, y requiere un aprendizaje continuo. Yo tenía experiencia, pero es distinto. He tenido la suerte de haber entrenado en todas las categorías, y cuando llego a ser entrenador del Recreativo, no había secretario técnico, yo hacía de entrenador y de secretario. Tenía que convencer al presidente de las inversiones, de los puestos a reforzar, etcétera. Aun así, el fútbol va a la velocidad que va y cada día que pasas dentro ganas esa experiencia.

 

SG: No te vamos a preguntar nombres, pero sí que perfil se va buscar. ¿Qué nos va a deparar el mercado de invierno?

JC: El equipo está funcionando, traer futbolistas que mejoren es complicado, porque si no lo hacen tienes la experiencia de que pueden echar abajo el grupo, y el grupo unido te da un plus que no lo puedes regalar. Tú puedes traer un futbolista, y que el entrenador lo ponga y para ponerlo quitas a este, que es de los que te han hecho ir líder en noviembre. Eso hay que medirlo muy bien. No cabe duda de que estamos buscando, pero no es fácil. Para traer a alguien que mejore tienes que traer a un futbolista que esté jugando, porque si te traes a alguien que no esté jugando, mientras coge el ritmo estás ya metido en febrero o marzo. Un futbolista que está jugando en un equipo, si se lo quitas le quitas un activo importante, por lo que el club donde está no lo va querer vender o te pide la cláusula. Estamos ahí, queremos, pero no buscamos que mañana el titular sea “El Sevilla ha incorporado a 3 jugadores”, y ya la prensa y la afición estén tranquilas y nos dejen en paz.

 

SG: Estamos viendo que el Sevilla tiene unas primeras espadas que estan rindiendo muy alto, y lo que teme gran parte de la afición es que cuando vengan los meses de enero, febrero, y estas primeras espadas acumulen cansancio, no hay plan b.

JC: Estoy de acuerdo en parte con esa reflexión, pero también existe una leyenda sobre eso que no es cierto. El futbolista que tiene una cultura y está acostumbrado a jugar domingo, miércoles, domingo, miércoles, lo que quiere es jugar. Todos tenemos en mente los equipos top. Los que siempre están jugando en exigencia máxima, La Liga, Champions League, si analizamos esos jugadores, no rotan. Podemos decir la alineación del Barcelona de Guardiola, y siempre eran los mismos, no rotaba nadie, y todo el mundo decía “a ver este equipo el año que viene, ya verás cómo le va afectar”, y al año siguiente otra vez los mismos y otra vez volvían a ganar y sin rotar. Hay una leyenda grande, el futbol ha evolucionado mucho, sobre todo en el área de salud, donde hay unos profesionales que saben recuperar para que los jugadores lleguen perfectamente a cada partido. ¿Que un futbolista juegue muchos partidos es malo? El futbolista bueno quiere jugar todos los partidos. Porque además, si no los juega, se cabrea. A Daniel Alves, si no lo ponía en el partido de Copa del Rey contra un Segunda B me venía y me preguntaba que por qué no lo había puesto.

 

SG: Banega está compitiendo desde julio.

JC: Los buenos futbolistas tienen que jugar siempre. Volvemos al ejemplo de lo de antes de aquel Barcelona. Xavi e Iniesta eran mayores que Éver, y no rotaban nunca, y no son mejores físicamente que Banega. Estos jugadores, los cracks mundiales, lo que quieren es jugar.

 

SG: La dirección deportiva tiene más miembros, de menos renombre quizás, pero también conocidos entre el sevillismo. Qué labor tienen Gallardo y Marchena.

JC: Paco es el hombre fuerte conmigo. Paco no puede echar más horas, está obsesionado con controlarlo todo. Paco es un tío de 10. Lo quiere saber todo. Marchena igual, lo que pasa que es poco expresivo.

 

SG: Aspecto social, afición, los que le dan ese calor y ese color al Ramón Sanchez-Pizjuán. Dentro del sevillismo existe la sensación de que desde La Liga y desde otras instituciones hay una persecución hacia ellos.

JC: Nuestro equipo, sin la grada, es otro equipo. Al sevillista, al sevillismo, a cómo se vive el fútbol en el Ramón Sanchez-Pizjuán, hay que defenderlo. Pero a muerte. No hay en La Liga, no hay club, y esto igual es como a un hijo o a un nieto que lo miras con buenos ojos, no sé, no hay una afición como la nuestra. El repertorio de cánticos, los tifos de Gol Norte, eso, hasta La Liga debería premiarlo y fomentar ese ambiente en el fútbol nacional. Para nuestra liga vendería, es positivo. Igual deberían fomentar un premio a la mejor afición, aunque el sevillismo se lo llevase siempre de calle.

 

SG: Quizás Tebas, viendo lo que pasa en Vigo o en otros estadios donde desde televisión se aprecian muchos asientos vacíos, mucho cemento, donde hay cero ambiente, debería tener claro que gradas como las de Nervión le interesan más. Y es que ves reportajes de Copa90, por ejemplo, que buscan el futbol de verdad, gradas con ambiente, y cuando vienen a España hacen reportajes de los derbis, siendo el nuestro el de cabecera, con la mayor parte del metraje dedicado completamente a cómo vivimos el fútbol en el Sanchez-Pizjuán.

JC: Las buenas gradas llaman, tienen repercusión. Lo que no lo hace es un estadio muerto. Si tú quieres vender La Liga como un fútbol de calidad fuera, tienes que trabajar para que la pasión de las gradas no se apague. Se está perdiendo en muchos estadios ese gol en el que te abrazas con el de abajo, que no sabes cómo se llama pero que anima al mismo equipo que tú, y se está sustituyendo por gente grabando con el móvil y haciendo fotos.

 

SG: Sevillismo en redes sociales, en internet, en el bar. Parece que se ha polarizado de manera extrema, que solo hay quien lo critica todo y quien lo defiende todo, llegando casi a hacerse sangre entre ellos, pero luego, llega alguien desde fuera, critica al Sevilla, y ahí están, codo con codo para defenderlo.

JC: Eso es bueno, es un pensamiento muy sevillano. Un tío al que no le guste la Semana Santa, sale de Sevilla y no permite que sea criticada. Con la Feria igual.

 

SG: Dentro de esos dos extremos de los que hablábamos, tenemos a las Histéricas, que todo lo ven mal, y el club va a desaparecer cada 15 minutos, y tenemos a los Oficialistas, que serían capaces de entregar a su primogénito al presidente. ¿Existe el punto intermedio dentro del sevillismo?

JC: Existe, pero no hace ruido, los extremos se encargan de tapar la mesura. De todos modos, lo de los extremos, va en el ser humano, siempre hay extremistas en todo, no solo en el fútbol o política.

 

SG: ¿Serias histérica u oficialista?

JC:  (Risas) Mira, hay gente que son extremistas en la vida, son amargados, son pesimistas. El pesimista siempre le pone pega a todo. Todo el mundo tiene alguien, amigos o familia, que a todo le pone pegas, pues eso pasa en nuestro equipo. Ya puedes hacer lo que hagas que te va a caer el pesimista. Ese tipo de gente hay que tenerlo, pero no te puede marcar el camino. También está luego el interés. Cuando tú metes una caña que es por el nivel de exigencia, eso bien, pero claro, cuando tú vas y no es tu pensamiento, sino es el pensamiento de otro, y está orquestado todo, cuando vienen muchos mensajes que tú dices, hostia, aquí hay algo raro.

 

SG: Última tirada de datos de nuestra web. Jesús Navas debuta el 23 de noviembre de 2003, 456 partidos, ganando dos Europa League, 2 Copas del Rey, 1 Supercopa de España, 1 Supercopa de Europa, una Eurocopa y campeón del mundo de selecciones. Suena a cuento de hadas. ¿Es nuestro jugador bandera?

JC: Sin ningún lugar a dudas.

SG: ¿Debería ser el siguiente en pasar por A Lembranza.

JC: Debería.

SG: Nos ponemos a ello. Muchas gracias, Joaquín.